Mi parto vaginal después de cesárea

Desde que supe que estaba embarazada de nuevo, miré el calendario para saber cuándo salía de cuentas…1 de noviembre de 2015. Y busqué la luna llena más cercana, 27 de octubre. Al ver eso, supe 2 cosas, que mi segundo peque nacería el mismo día que su hermano, un 27, aunque de distinto mes. Y que la luna no me dejaría empezar mi parto en casa, sino que sería casi seguro rotura de bolsa…
Y no, no es que sea bruja (hay quien dice que sí) sino que las madres a veces tenemos un 6 sentido.

Desde la semana 37 de embarazo que expulsé el tapón, mis contracciones iban y venían, día sí, día no, pero sin empezar el parto…
El lunes 26 de octubre, me levanté rara, pero no distinta de otros días en los que pensaba que iba a empezar de parto. Eso sí, limpié toda la casa a fondo por si acaso. Por la tarde estuve en casa de mis padres y cuando fui a buscar a mi marido al trabajo, a las 19.30h, le dije que estaba rara, que tenía dolorcillos de tripa distintos.
En casa cenamos y me fui a la cama con mi hijo. Aunque yo no me dormí, me quede viendo cosas por el móvil.
A las 23:45 fui al baño y volví a tumbarme. Y a las 23:55 noté que me mojaba. Y me incorporé de la cama y empecé a mojar más…
Le dije a mi marido: “tengo rota la bolsa, es líquido claro”. Así que tranquilamente fuimos preparando todas las cosas.
Llevamos a David a casa de mis suegros para que siguiera durmiendo y nosotros cogimos un taxi hacia el hospital.
Llegamos a la 1:15h , me exploraron y comprobaron que sí tenía la bolsa rota. Me pusieron monitores un rato en lo que me ponían la vía y me sacaban sangre. Como las contracciones eran pocas me mandaron a planta a intentar dormir y descansar.
Poco o nada dormí, entre contracciones y idas y venidas al baño…
Por la mañana llegaron mis padres y después de desayunar empecé a caminar por los pasillos a ver si conseguía animar aquello…
A las 12 me pusieron el antibiótico y monitores y como el parto no empezaba me comunicaron que me iban a bajar a paritorio para inducir.
A las 13:30 bajé a paritorios y me pusieron el propex para inducir, y monitores unos 30 min. Me trajeron la comida, y ya me daban las contracciones más fuertes y cada ve más seguidas.
Y después de comer ya sin parar de moverme, pelota, andando, masajes de mi pareja, respiraciones…
Cada vez más y más contracciones, muy seguidas y cada vez más intensas.
Mi marido me guiaba en las respiraciones, pero a veces era incapaz de hacerlo bien por el dolor.
Me miraron a las 16:30 y sólo estaba de 3 cm así que pedí el oxído nitroso (gas de la risa) pero después de probar varios minutos no me hacía efecto de ningún tipo. Así que muy a mi pesar, pedí la epidural. Ya que aún me quedaba mucho recorrido y notaba que me estaba empezando a descontrolar.
A las 17:30 me llevaron a poner la epidural y entonces me comunicaron que tenía que estar tumbada en la cama porque se me iban a dormir las piernas.
Pasaban los minutos y las contracciones con su dolor seguían igual. Le dije a la matrona que seguía con dolores, aunque del lado izquierdo los notaba un pelin menos.
Me tumbó del lado derecho a ver si conseguíamos efecto también de ese lado.
Pero nada, seguía con los mismos dolores y empezaron los peores!! Empezó a dolerme “el culo”. Perdón por la expresión, pero era así. Parecía que me estaba ” cagando” (con perdón).
Y entró a verme la gine, así que se lo comenté y me miró. Me dijo que ya estaba de 6 cm y que mientras empezaba a hacer efecto la epidural que me centrase en respirar bien.
Y allí seguía yo, empeorando de dolores en vez de mejorar con la epidural…
Volvió a entrar la gine y le dije que avisase a la anestesista, que aquello no funcionaba!! Y me dijo que mínimo había que esperar 45 min. Habrían pasado unos 35-40.
Volví a insistir en mis ganas de “cagar” y el dolor y me volvió a mirar.
Me dijo que estaba de 8cm y que empujase a ver si tenía menos dolor.
Y así lo hice, y efectivamente me dolía mucho menos.
Pero enseguida me dijo que dejase de empujar, le dijo a la matrona que preparasen el paritorio corriendo que ya estaba en completa, y a mi me dijo que soplase y no empujase hasta llegar a paritorio.
La gine me dijo que era de película, que había pasado de 0 a 100 (de 3cm a 10cm) en sólo 40 min!!
No me lo creía, pero era cierto, mi pequeño ya iba a nacer!!
En paritorio me decían que empujase cuando tuviera contracción, y así hice. En unos 4 o 5 pujos apareció su cabeza y enseguida nació mi bebé…
No puedo describir lo que sentí al tenerlo encima, al verlo recién nacido con su cordón latiendo encima mío…
Lo habíamos conseguido!! Tuve parto vaginal tal y como yo deseaba.
Así nació Hugo, tras 18horas de rotura de bolsa, tras 5 horas de inducción, sólo 1 hora después de ponerme la epidural…
Y tengo que decir que soy de las pocas a las que la epidural no le hizo efecto, pero me alegro, fue sólo 1 hora más de dolores.
Repito que no puedo describir con palabras lo que es parir, lo que no pude sentir con el nacimiento de David. Todo totalmente distinto.
Poder estar al 100% con tu hijo desde el nacimiento, verlo nacer, ver su primera respiración, ver cómo es su cordón umbilical, etc.

Y tengo que dar las gracias a todas las personas que confiaban en mi cuerpo para dar a luz, a mis matronas de Cem tu matrona (Laura y Fabiola), a mi familia, a mi marido (fundamental en esos momentos del parto), al personal que me atendió, a mi niño, etc.IMG-20151027-WA0003

2 comentarios en “Mi parto vaginal después de cesárea

  1. Pues yo también formo parte de ese pequeño grupo de personas a las que la epidural no le hizo efecto. En el primer parto si, pero en el segundo no. Y mi segundo parto parecido al tuyo, sólo que yo estuve con la bolsa rota desde el domingo a mediodía hasta el martes por la mañana que lo inducieron con oxitocina. Lo más bonito, sentir a los hijos encima… Sin palabras

Deja un comentario