Más de 3

¿QUÉ ES UNA RABIETA?


¿QUÉ ES UNA RABIETA?

Saliendo de la piscina con mi hijo cuando tenía 14 meses este no se quería secar ni vestir, se puso tenso y nervioso. Empezó a chillar en cada uno de mis intentos por secarlo con la toalla y ponerle el body. Yo no entendía lo que estaba sucediendo, era la primera vez que mi bebé se comportaba así.

A pesar de todo y casi a la fuerza conseguí vestirlo mientras mi hijo no paraba de decir NO. Salimos del vestuario los dos nerviosos camino de casa.¿ mi hijo me estaba retando?

Al llegar a casa y contarle lo sucedido a mi marido, mientras yo me escuchaba, me di cuenta de que mi hijo acababa de comenzar con la etapa del no y las rabietas.

 

Las rabietas o el inicio de la independencia

 

La verdad es que la palabra rabieta no me gusta nada, igual que no me gusta emplear “ los terribles dos años“. Creo que es una forma de hablar que repercute tanto sobre los padres como sobre los niños, pues los estallidos emocionales son habituales y necesarios para un correcto desarrollo de los niños. Emplear palabras tan negativas para una situación tan necesaria, nos condiciona a los padres a la hora de abordar estas nuevas situaciones.

 

Aproximadamente a los 2 años de edad, unos niños antes y otros más tarde, comienza la etapa de independencia. Esta etapa de independencia y autonomía es un trayecto largo que se irá adquiriendo poco a poco hasta la adultez.

 

Los niños comienzan a manifestar su necesidad de independencia negando a la otra persona, por eso esta etapa comienza con el NO. El niño realmente todavía no sabe lo que es, pero empieza a tener conocimiento de que puede hacer cosas diferentes a lo que sus padres dicen.

Normalmente los padres que estamos acostumbrados a que nuestro bebé acate sin discusión lo que nosotros proponemos, solemos sentirnos atacados e incluso llegamos a enfadarnos cuando nuestros hijos nos responden con un NO. Los niños se corresponden con un sentimiento encontrado, pues por un lado quieren hacer lo que sus padres le piden, pero por otro lado tienen la necesidad de actuar como personas individuales. Y en ese momento es cuando suceden los gritos, pataleos y lloros.

 

Padres desorientados

Por todo esto muchos padres vivimos esta situación con una gran ansiedad, pues creemos que nuestros hijos nos están tomando el pelo, que nos están retando. Sin embargo la realidad es que nada de esto está sucediendo, los niños lo que están haciendo es indicarle a sus padres que se están haciendo mayores que son personas individuales y que pueden querer y desear hacer cosas que los padres no teníamos previstas.

 

En conclusión

Es de vital importancia que los padres en estas situaciones le dejemos claro a nuestros hijos que los amamos pase lo que pase, estemos o no estemos de acuerdo con sus decisiones. De esta manera conseguiremos que nuestros hijos crezcan como personas de autoestima saludable y fomentaremos que sean capaces de tomar elecciones por sí mismo

 

Muchísimas gracias por leerme, sin ti mi trabajo no tendría sentido.

Si te ha gustado este artículo DÉJAME UN COMENTARIO!!

 

Post escrito por la colaboradora Patricia Fondevila

 

Muchas gracias a Patricia por éste fabuloso post. ¿Os imagináis cómo son las rabietas en una familia numerosa? Algún día os cuento nuestras “batallas” jajaja. Pero si empieza uno se suelen contagiar los demás… ahí lo dejo 😉

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar